Conoce todos los secretos de un envase

Hace más de 50 años, la empresa sueca Tetra Pack creó el envase inteligente que revolucionaría toda la industria del envasado. Y así nació el Tetra Brik, capaz de distribuir alimentos de primera necesidad como la leche, el zumo o incluso la sopa, sin ningún tipo de refrigeración o conservantes.

Actualmente, Tetra Pack está presente en más de 170 países y en hogares de todo el mundo que consumen miles de millones de Tetra Brik al año. Y es que, ¿quién no tiene en casa alguno de estos envases? El secreto de su éxito reside en la innovación continua, y su objetivo es el de conservar las propiedades nutricionales, la textura, el olor y el sabor de los alimentos principales que consumimos en nuestro día a día.

Para garantizar todas estas prestaciones, en el proceso de fabricación de un Tetra Brik se utilizan tres materiales principales: 75% de papel, 20% de polietileno y un 5% de aluminio. Y es aquí donde el Centro de Tecnología Repsol adquiere un papel fundamental. Desde hace años, Repsol suministra a la compañía sueca polietileno, una materia prima imprescindible para salvaguardar y garantizar el buen estado de los alimentos.

Nuestros científicos e investigadores estudian y perfeccionan continuamente las propiedades del polietileno para que cumpla con todas sus funciones, lo que permite mejorar, aún más, los productos compuestos por este material. Pero un Tetra Brik no está formado por una sola capa… sino que tiene hasta seis barreras de protección.

Un envase inteligente

Para que los alimentos se mantengan en las mejores condiciones, los tres materiales que componen el Tetra Brik se dividen en láminas muy finas, creando seis capas o barreras de protección. Y así encontramos cuatro láminas de polietileno, una de aluminio y otra de cartón, todas ellas provistas de una tecnología concreta y un objetivo determinado.

El cartón es la materia prima principal, dando forma, estabilidad y rigidez al envase. Además, también tiene un fin estético, pues es la que vemos a primera vista y sobre ella se realiza la impresión de cada diseño.

Pero el aluminio es la más importante, ya que protege a los alimentos del medio ambiente, evitando la entrada de oxígeno, luz y pérdida de aromas. Permite a su vez que los productos se envasen a temperatura ambiente, ahorrando toda la energía que sería necesaria para su refrigeración.

A estas dos capas hay que sumarle cuatro más de polietileno. Se trata de un tipo de plástico que, gracias a su excelente resistencia térmica y química, es capaz de impermeabilizar y proteger de la humedad exterior a los líquidos que contiene un Tetra Brik. Y no solo eso, ya que además optimiza la adhesión entre las distintas láminas, evitando el contacto del producto con otras capas del envase.

Estas seis capas de protección son las que resguardan y garantizan las propiedades nutritivas de los alimentos. Éste es el secreto de cómo un envase de cartón para alimentos líquidos se ha convertido en el más vendido de la historia.

Desde el Centro de Tecnología Repsol, nuestros científicos e investigadores seguirán haciendo uso de su tecnología y capacidad de innovación, para perfeccionar continuamente las propiedades del polietileno y obtener, sobre todo, los mejores productos que demanda nuestra sociedad.

Y es que este material es imprescindible, no solo para la creación de envases, sino para muchas otras aplicaciones gracias a su gran flexibilidad, tenacidad, bajo peso y estabilidad. En el Blog de Innovación Tecnológica seguiremos de cerca todos estos avances.

El  Centro de Tecnología Repsol se encuentra en Móstoles Tecnológico.

Fuente: http://blogs.repsol.com/web/innovacion/inicio/blogs/conoce-todos-los-secretos-de-un-envase