Proyecto Sónar: cómo aprovechar la nanotecnología

Durante los últimos años, la nanotecnología se ha convertido en una herramienta estratégica clave para sectores tan dispares como la medicina o la electrónica. Sus posibilidades son infinitas y, siendo conscientes de ello, el Centro de Tecnología Repsol ha decidido apostar por todo lo que esta disciplina puede aportar.

Así nace el Proyecto Sónar, un hito en la colaboración público privada entre Repsol, IMDEA Nanociencia y MIT. “A través de una exhaustiva vigilancia tecnológica, hemos analizado qué nanotecnologías serán relevantes para Repsol, cuándo estarán disponibles, y todas las barreras que tendremos que saltar para que estos avances se conviertan en realidad”, explica Antonio Páez, científico senior del Centro de Tecnología Repsol e impulsor del proyecto.

Y es que en un futuro próximo, la investigación sobre el grafeno, por ejemplo, podrá ofrecer resultados sorprendentes en el ámbito de la energía. Este material bidimensional es utilizado en multitud de aplicaciones nanotecnológicas, gracias a sus extraordinarias propiedades electrónicas, mecánicas y ópticas.

Conscientes del impacto disruptivo de esta tecnología, más de cuarenta científicos e investigadores han unido su talento y conocimiento hasta determinar qué ofrecerá la nanotecnología a la industria del Oil&Gas. Un estudio que ha tenido un año de duración y cuyos resultados han superado todas las expectativas.

170 soluciones nanotecnológicas

“El Proyecto Sónar ha puesto de manifiesto que, en menos de diez años, estarán disponibles Nanotecnologías que nos ayudarán a superar todos los retos que nos preocupan” nos cuenta Antonio. “Con esta estrecha colaboración hemos identificado más de 60 retos y casi 170 posibles soluciones nanotecnológicas, de las que más de 30 son de gran interés para Repsol”.

Los impulsores de Sónar trasladarán todo el conocimiento generado a futuros proyectos. Entre los desafíos seleccionados para su posterior desarrollo destacan la eliminación de NOx a partir de un nuevo concepto en catálisis, la mejora de propiedades en materiales, nuevos catalizadores para refino, y el almacenamiento de energía y materiales para producción de energía fotovoltaica.

Además, la aplicación de nanotecnologías también podrá trasladarse a la Exploración y Producción de hidrocarburos, con el desarrollo de sensores y nuevos sistemas para la recuperación mejorada de petróleo.

Desde el Centro de Tecnología Repsol, científicos e investigadores seguirán trabajando para hacer realidad todas las posibilidades de este tipo de tecnología, que estará presente en muy poco tiempo y ayudará a satisfacer las necesidades energéticas, tanto presentes como futuras.

El Centro de Tecnología Repsol se encuentra en Móstoles Tecnológico.

Fuente: http://blogs.repsol.com/web/innovacion/inicio/blogs/proyecto-sonar-como-aprovechar-la-nanotecnologia