Cuando la unión hace la ciencia

Decía Aristóteles que el todo es más que la suma de las partes. Un axioma que define perfectamente el significado del término sinergia: la acción de dos o más partes cuyo efecto es superior a la suma de los efectos individuales. Y si esas partes trabajan codo a codo en un mismo espacio y con un objetivo común, la efectividad es aún mayor.

Esta es la filosofía que reina en el Centro de Tecnología Repsol, donde desde 2002 trabajan juntos los investigadores de los cuatro centros de investigación que la Compañía tenía hasta entonces repartidos en diferentes localizaciones. Un gran equipo que forma el músculo tecnológico de Repsol.

En total 400 científicos de disciplinas completamente diferentes –biólogos, geólogos, ingenieros, químicos…- trabajan codo con codo para nuevas y mejores soluciones de eficiencia y sostenibilidad energética. A veces, sus ideas cruzan el charco para aunar esfuerzos con equipos de otras organizaciones, como IBM, compañía con la que está desarrollando las primeras aplicaciones de tecnología cognitiva en la industria del petróleo. Ahí es nada.

Un claro ejemplo de éxito de trabajo en equipo es el premiado proyecto HEADS, desarrollado por Repsol e Indra. El responsable de su éxito fue un equipo multidisciplinar formado por más de veinte expertos e investigadores de alta cualificación en la industria del petróleo, física, química, radares, algoritmia e integración de software de ambas compañías. Y todos ellos trabajando bajo un único techo, el del Centro de Tecnología Repsol.

Geofísicos, geólogos, matemáticos y expertos en sistemas de información. Todos ellos también trabajaron colectivamente, junto a empresas privadas como la ya citada IBM y centros públicos de investigación —como el Centro Nacional de Supercomputación, el CSIC y la Universidad de Stanford (EE.UU.)—, en el proyecto Caleidoscopio.

 

Fuente: http://blogs.repsol.com/innovacion/cuando-la-union-hace-la-ciencia/