La Gran Transición Energética

Uno de los principales objetivos del Centro de Tecnología Repsol es desarrollar tecnologías eficientes para satisfacer la demanda energética de forma sostenible. Algo esencial, teniendo en cuenta que la demanda mundial de energía per cápita alcanzará su pico antes de 2030. Así lo afirma el estudio World Energy Scenarios 2016 – The Grand Transition, presentado en el XXIII Congreso Mundial de Energía, que se celebró el pasado mes de octubre en Estambul.

Lo cierto es que el mundo está experimentando una gran transición energética. “Un fenómeno imparable”, en palabras de Marie-Josè Nadeau, presidenta del Consejo Mundial de la Energía, en el que influye una combinación de factores. Desde el rápido desarrollo de nuevas tecnologías y una revolución digital imparable, hasta desafíos ambientales globales y un cambio en los patrones demográficos y de crecimiento.

“La tecnología está cambiando el modo en el que usamos la energía y está ayudando a los consumidores a racionalizar sus elecciones. Adaptarse a esta nueva realidad con tecnologías innovadoras y modelos de negocio diferentes requerirá de un esfuerzo masivo y de nuestra habilidad para responder rápidamente a los cambios de dicha transformación”, añadió la Presidenta del Consejo.

Según los rectores del Consejo, la transición energética se ha convertido en una carrera. Así, las decisiones que se tomen en los próximos 5 o 10 años “tendrán efectos profundos en el desarrollo del sector de la energía en las próximas décadas”.

Combustibles fósiles e innovación

Otra conclusión de la que habla el informe es la innovación. Según el Consejo, “estamos más allá del punto de inflexión de una revolución tecnológica en el sector energético. Los mercados energéticos están incrementando su complejidad, acelerados por una política energética fragmentada, el avance rápido de la innovación y cambios en las expectativas de los consumidores”.

Las energías solar y eólica continuarán su rápido crecimiento con la electrificación de la energía convirtiéndose en una tendencia imparable. Mientras tanto, todavía dependemos en un 45% de los combustibles fósiles para generar electricidad. El informe advierte de la necesidad de “un mayor enfoque en la investigación, desarrollo y demostración, coordinado con iniciativas de innovación”.

Desde el Centro de Tecnología Repsol apuestan por la investigación y la innovación tecnológica para crear un modelo energético inteligente que asegure el suministro y sea sostenible. Lo hacen investigando soluciones innovadoras en todos los ámbitos: desde la exploración y producción (Proyecto Sherlock II, Proyecto Excalibur y Proyecto Pegasus), hasta la energía para el transporte (vehículos eléctricos), pasando por el proceso de refino (Aceites vegetales hidrogenados) o la petroquímica (Proyecto Neospol).

Hacia la descarbonización

Otro punto importante que se debatió en el congreso fue la reducción de emisiones: la descarbonización. Quedó claro que aún queda mucho por hacer si queremos cumplir los objetivos marcados en la Cumbre de París, para lo cual será necesario “reforzar el despliegue de soluciones que aceleren la transición y lideren las decisiones de los consumidores hacia soluciones que sean efectivas tanto en costo como en bajas emisiones de dióxido de carbono (CO2)”, tal y como se apunta en el informe.

Desde el Centro de Tecnología Repsol contribuyen a superar este reto desarrollando tecnologías de movilidad baja en carbono, dentro del Proyecto SPAIN 2017 o investigando nuevas formas de generar de energía con baja huella de carbono. Es el caso del Proyecto LUXHOR, que tiene como objetivo producir combustibles solares sostenibles.

Fuente: http://blogs.repsol.com/innovacion/la-gran-transicion-energetica/