El arte de reconvertir óxidos en superbaterías

C2C–New Cap es una startup portuguesa que ha desarrollado unos supercondensadores (baterías) que, gracias al uso de óxidos metálicos, permiten almacenar mucha más energía, además de hacerlo de forma más segura y mucho más barata que las baterías convencionales.

Esta innovadora idea para producir baterías supereficientes le ha valido el ser uno de los proyectos incubados de la sexta edición del Fondo de Emprendedores de Fundación Repsol.

No sólo se trata de baterías más seguras, con más capacidad y menos costes de producción, también son tremendamente versátiles. La empresa cuenta con una tecnología ya patentada capaz de personalizar esas baterías, con lo cual serían compatibles con cualquier dispositivo.

Además, estas superbaterías no sólo son capaces de generar electricidad, también pueden almacenarla desde otras fuentes, algo que podría aplicarse a procesos que van desde el arranque de vehículos a las unidades de control de turbinas eólicas.

El secreto está en el óxido

Creada en 2014, C2C–New Cap aspira a desarrollar baterías personalizadas y altamente eficaces, así como de elevada potencia y capacidad.

El uso de óxidos metálicos y elementos como el carbono o el nickel proporciona a estos supercondensadores una elevadísima capacidad de almacenamiento, poniendo a disposición del usuario más energía de forma más eficiente. Algo que podría mejorar significativamente procesos del sector transporte o del ámbito industrial.

Fuente: http://blogs.repsol.com/innovacion/el-arte-de-reconvertir-oxidos-en-superbaterias/