Biología sintética o cómo la genética y la computación avanzada pueden cambiar el mundo

El mundo avanza a un ritmo cada vez más vertiginoso, y la ciencia lo hace con él. En el colegio aprendimos lo que significaba el término ‘biología‘ pero no podíamos imaginar lo determinantes que iban a ser las distintas ramas de esta disciplina para nuestras vidas. Tampoco sospechábamos hace unos cuantos años la revolución que iba a suponer internet, lo que supondría descifrar la información del genoma, o tantos otros avances que hoy vemos como algo “normal”.

Biología enzimática, biología molecular, biología computacional… en el Centro de Tecnología Repsol trabajamos en muchas de estas disciplinas, de las cuales ya os hemos hablado en este blog. ¿El objetivo? Emplear estas herramientas para detectar, entre otras cosas, nuevos componentes que insertar en materiales avanzados, que puedan producirse biológicamente y por tanto, de un modo más sostenible.

Biología computacional y biología de sistemas

Tras el descubrimiento del genoma se empezó a investigar en profundidad el ADN. Ahora, sabemos que se puede obtener una inmensa cantidad de información de la genética de cualquier organismo e incluso podemos predecir los efectos que una modificación genética tendrían sobre el organismo. La cantidad de información y datos que se genera en cualquier laboratorio de biotecnología hoy en día es tan inmensa que la utilización de tecnologías computacionales es algo fundamental para poder extraer información de la masa de datos disponibles.

La biología computacional es la rama de la biología que estudia los sistemas biológicos mediante el diseño y aplicación de algoritmos computacionales. Gracias a ella, es posible realizar modelos para conocer las características del metabolismo de una célula, por ejemplo.

El siguiente paso es secuenciar y analizar el genoma del organismo en cuestión y cruzar esta información con las múltiples bases de datos que relacionan genética y metabolismo (Brenda, KEGG, Metacyc, etc.). Así, podemos conocer qué genes codifican los procesos metabólicos de los organismos para potenciar unos frente a otros, entre otras cosas.

Sin embargo, en estas bibliotecas de datos aún no se encuentra toda la información, debido sobre todo a la alta variabilidad y la diversidad genética existentes incluso dentro de una misma especie. También a la existencia de reacciones metabólicas no conocidas o a predicciones que aún no han podido verificarse por completo. Por eso, investigadores y científicos de todo el mundo completan con sus investigaciones estas bibliotecas y en Repsol contribuimos a ello, con el objetivo de producir y mejorar aquellos microorganismos o enzimas que podrían cambiar el futuro de la química y de la energía. En el metabolismo bacteriano se esconden muchos secretos que pueden ayudarnos a conseguir una energía más limpia y en los laboratorios de biología de Repsol, tratamos de descubrirlos.

Fuente: http://blogs.repsol.com/innovacion/biologia-sintetica-o-como-la-genetica-y-la-computacion-avanzada-pueden-cambiar-el-mundo/