Las plantas, nueva fuente de electricidad

No hay sistema educativo en el mundo que no explique la fotosíntesis. Con mayor o menor precisión, todos tenemos claro que las plantas generan energía pero ¿podemos aprovecharla?

En el Centro de Tecnología Repsol trabajan en un desarrollo que, en lugar de aprovechar la energía de las plantas, busca imitar su sofisticado proceso de fotosíntesis. Se trata del proyecto Luxhor, que se ha marcado como objetivo generar combustibles solares sostenibles.

Para reproducir el mecanismo natural, los investigadores recurren a una celda fotoelectrocatalítica. En ella, empleando CO2 y agua y, por supuesto, la luz, nuestros investigadores son capaces de obtener moléculas más complejas (ácido fórmico, metano, metanol…), que pueden tener un uso como combustibles. Esta tecnología también permite obtener gas de síntesis –una mezcla de moléculas de hidrógeno y monóxido de carbono –que puede servir como base de partida de muchos procesos químicos.

Aprovechando los recursos de las plantas

Las plantas segregan materia orgánica al suelo y las bacterias que viven a su alrededor la procesan liberando electrones en la tierra. Partiendo de esta premisa, es posible ‘cultivarlos’ empleando electrodos que los convierten en electricidad. De hecho, es algo que ha ensayado infinidad de escolares en sus proyectos de ciencia colocando un electrodo en una patata. El reto, y donde reside la complejidad, es generar cantidades de energía suficientemente significativa para que la relación coste-efecto merezca la pena.

Hay algunos ejemplos más que prometedores. Es el caso de un proyecto desarrollado por una compañía holandesa que, siguiendo el mismo sistema, logra cargar móviles, alimentar puntos Wi-fi e incluso iluminar farolas LED en dos municipios del país. Los fundadores de la iniciativa aspiran a que su sistema sea de utilidad para llevar electricidad a zonas empobrecidas y, a menudo aisladas.

Bioo es otro de los proyectos que trabajan en la obtención de electricidad a través de las plantas. Se trata de una maceta –sí una maceta- con conexión USB para que puedas cargar tu móvil (o cualquier otro dispositivo) hasta dos veces al día. El desarrollo surge de una empresa spin off de la Universidad Autónoma de Barcelona.

Investigadores de la Universidad de Ingeniería y Tecnología de Perú, por su parte, han diseñado unas cajas portátiles con electrodos para aprovechar la energía de las plantas en zonas del país donde un buen porcentaje de la población no tiene acceso a electricidad.

En Reino Unido, investigadores de la Universidad de Cambridge han dado un paso más y han diseñado un prototipo de hub eléctrico en el que las plantas generadoras de electricidad se disponen verticalmente en una pared.

Fuente: http://blogs.repsol.com/innovacion/las-plantas-nueva-fuente-de-electricidad/